lunes, 24 de marzo de 2014

El sabor de las pepitas de manzana

Sinceramente y sin querer faltar al respeto a Katharina Hagena, El sabor de las pepitas de manzana me ha resultado una castaña. Típica historia de casa heredada y recuerdos de los padres y abuelos con un tinte romántico  meloso previsible y aburrido. He estado a punto de abandonarlo a medias, pero aunque mi hermana mayor me dice siempre que si algún libro no nos gusta es mejor dejarlo, que la vida es muy corta, odio el regusto a fracaso que me deja hacerlo…

   "Tía Anna murió con dieciséis años de una neumonía que no fue posible curar porque la enfermedad le había roto el corazón y aún no se había descubierto la penicilina. Su muerte ocurrió un día de julio al al anochecer y un instante después, cuando Bertha -la hermana menor de Anna- se precipitó llorando al jardín, se dio cuenta de que con el último estertor de Anna todas las grosellas rojas se habían vuelto blancas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails