sábado, 1 de febrero de 2014

Una noche

La historia de unos jóvenes cubanos que buscan desesperadamente una vida mejor más allá del mar. Preciosa película que hace que la realidad se confunda con la ficción. Os pongo la crónica de Jon Bandrés (rtve.es) en la que nos cuenta como dos de los actores amateurs de esta premiada película se enamoraron durante el larguísimo rodaje y aprovecharon los viajes de promoción y recogidas de premios para pedir asilo político. Hoy viven en Las Vegas y esperan gemelos:
JON BANDRÉS 23.08.2013
Hace un año que Una noche, la película sobre la emigración cubana de la británica Lucy Molloy viaja con éxito por festivales como Berlín, Deauville yTribeca. En este último certamen neoyorquino fue la gran sorpresa al ganar los premios al Mejor Nuevo Director de Ficción, Mejor Cinematografía y Mejor Actor, compartido entre los protagonistas Dariel Arrechaga y Javier Núñez Florián.
Y tras la primera sorpresa, llegó la segunda. Javier Nuñez no estaba allí para recoger su premio, que únicamente recibió Daniel, acompañado por Molloy.
Javier y Analín de la Rua, hermanos en la cinta y pareja en al vida real (se enamoraron durante el rodaje), se habían esfumado antes de tomar el vuelo a Nueva York, en el aeropuerto de Miami. Pediríanasilo político unos días después,
"Me contaron que habían planificado la fuga antes de abandonar La Habana, ha explicado Mulloy a APF. "Ahora viven en Las Vegas, donde reside el hermano de Javier y Analín está embarazada, esperan gemelos", ha añadido la cineasta que esta semana por fin ha vuelto a encontrarse con los actores durante una jornada de promoción en Miami.
Se van en medio de la noche como lo hacen estos personajes en la película. Y así ocurrió. Ni siquiera le contaron a los productores que estaban con ellos. Dejaron sus bolsos y simplemente desaparecieron. Son jóvenes y hacen cosas de improviso, y además tienen mucha personalidad”, comentó recientemente Molloy al Nuevo Herald de Miami.
"Las cuatro personas de la película que vinieron de Cuba se han quedado en Estados Unidos y sus vidas serán completamente distintas a partir de ahora", ha declarado también la cineasta británica. "Es extraño pensar que este film ha cambiado sus vidas. Espero que estén contentos de las decisiones que han tomado"

¡Deja de interpretar!

Ninguna de los intérpretes de esta coproducción anglo-estadounidense, realizada sin financiación del gobierno cubano, se había puesto antes delante de una cámara. "Al principio busqué actores profesionales, pero eran demasiado teatrales", ha explicado Molloy. "Quería gente que no interpretara que viviera su papel y lo sintiera. ¡Deja de interpretar! es la frase que más he repetido en el rodaje", asegura la directora que realizó audiciones por toda la isla,por los que pasaron unos mil jóvenes, para buscar protagonistas.
La película se beneficia de esa "autenticidad" proporcionada tanto por los personajes como por las localizaciones -en tierra y mar-  o las situaciones. Posee una precisión y una fuerza cercanas al género documental y narra la historia de tres jóvenes cubanos -un cocinero, su hermana y un amigo- que se embarcan en una balsa, para, poniendo en riesgo su vida, cubrir los 150 kilómetros que separan Cuba de Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails