miércoles, 9 de octubre de 2013

El libro de los veranos

Acabo de terminar la primera novela de Emylia Hall sobre los recuerdos y los sueños rotos de una familia. Estupenda la descripción de la campiña húngara (la madre de la autora era una bordadora húngara y ella pasó temporadas en ese país), que logra transmitir toda la magia y la intensidad de los parajes en los que Beth, la protagonista, pasó los veranos de su infancia. Interesante.
Sinopsis de sumadeletras.com:


Beth Lowe recibe un paquete postal.
En su interior, una carta la informa de que su madre, a la que hace mucho tiempo que no ve, ha fallecido. También hay un álbum con el título El libro de los veranos. Solo contiene fotografías: recuerdos reunidos por su madre que sirven para narrar los siete maravillosos veranos que Beth pasó en la campiña húngara durante su niñez. En ese tiempo tuvo que mantenerse en equilibrio, en la cuerda floja entre sus padres, recientemente separados, y entre dos países muy diferentes. Su arrebatadora aunque imperfecta madre húngara frente a su amable y reservado padre inglés; la deslumbrante finca de un artista y una casa vacía en pleno Devon. Esa época tuvo un final desgarrador cuando Beth cumplió los dieciséis. Desde entonces, no se ha permitido recordar sus años de infancia. Pero la llegada de El libro de los veranos precipita el pasado sobre el presente, tan vívido, doloroso y profundo como lo había sido siempre.
   "Esto lo sé con certeza, las antiguas penas no se van. De hecho son lo que nos da forma, son a lo que culpamos cuando nos convertimos en seres despiadados y un poco turbios. No sé cuánto tiempo estuve mirando esa bolsa, pero las piernas se me durmieron, y me dio un tirón en el cuello, y supe que tenía que salir de casa…"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails